sábado, 24 de mayo de 2014

Del odio de muchas personas hacia las culebras. Culebra bastarda.

Buenas…
Hoy he pasado un rato malo, de esos a los que un amante de la naturaleza no termina de acostumbrarse, a pesar de ser habituales.
Hoy tocaba comida familiar en Chinchilla de Montearagón (Albacete). En una casa cueva cerca del castillo que domina esta localidad, un sitio muy chulo. Después de comer, mis sobrinos que andaban fuera de la cosa, han pasado corriendo gritando: “¡¡¡tío Rafa, tío Rafaaa, una culebra!!!”. Me he ido para allá. Bajo un contenedor de basura se escondía una culebra bastarda , Malpolon monspessulanus no muy grande, en torno a 120 centímetros. Los chiquillos no paraban de gritar, ahí acudió casi toda la familia, y unos vecinos, estos últimos con muy mala intención. Nada más ver la culebra ha salido el odio que muchos humanos manifiestan ante las culebras, lo primero que han dicho es que había que matarla. Instantáneamente se me ha puesto una mala “piiiii” brutal. Les he dicho que si la mataban inmediatamente llamaba a la Guardia Civil. Eso les ha hecho recular algo, aunque aun insistido en matarla un par de
veces mas, cada vez con menos ímpetu, ante mis amenazas de denunciar si mataban a una especie protegida. Les he hablado del papel que hacen como controlador de roedores, de que son bichos muy eficaces zampando ratas y ratones. Que además son animales muy bonitos, a lo que asentían. Pero seguían diciendo que podría colarse en la casa, y que eso no daba mucho gusto. Pues nada, a seguir intentando convencer de que si se cuela, se saca, que no es necesario matarla.
 No entiendo esa costumbre de tener que matar a toda culebra que se cruce en nuestro camino, el odio y asco que gran parte de la población les tiene, sobre todo la rural. Aun he recibido alguna crítica por intentar salvar la culebra, por intentar oponerme a la gente del pueblo. Puuuf!, ¿que se creen, que voy a volver la cara hacia otro lado mientras alguien mata a la culebra?, parece mentira que no me conozcan.
Finalmente mi cuñado apareció con un palo y un cubo, y consiguió meterla dentro. Costo un poco, la culebra se revolvía, silbaba y hacia por morder, pero acabo entrando al cubo. Luego me la lleve al monte y ahí la solté. Entre matorrales la perdí, desde luego hoy la vida le ha regalado otra oportunidad.
Espero que algún dia la gente comprenda el papel importante que desempeñan las culebras, controlando la población de ratas y ratones, que son capaces de trasmitir enfermedades a humanos, y que generan daños a la agricultura. Sin la presencia de estos ofidios, los roedores camparian a sus anchas, culebras y otros depredadores (rapaces, zorros, etc..) contribuyen al equilibrio del ecosistema.
Saludos.